facebook twitter youtube intagram
  • Colmenar Viejo

Colmenar Viejo combate la procesionaria del pino instalando nidos para sus depredadores

  • La base del proyecto es favorecer la presencia de murciélagos y carboneros, depredadores naturales de la procesionaria, con la instalación de cajas nido donde puedan criar.

  • Actualmente el control de dicho lepidóptero defoliador, que cuando su número es excesivo se convierte en plaga de pinares donde anida, se hace mediante tratamientos fitosanitarios.

  • Las cajas, que han sido confeccionadas en madera por alumnos del Aula de Compensación Educativa del IES Marqués de Santillana, han sido instaladas en un pinar repoblado en la Dehesa de Navalvillar.

El viernes 31 de enero los alumnos del Aula de Compensación Educativa del IES Marqués de Santillana instalaron 30 cajas nido para carbonero y murciélago, fabricadas el año pasado en su taller de carpintería, en el pinar de la Dehesa de Navalvillar, junto con personal de las Concejalías de Medio Rural, Medio Ambiente y Educación, y el asesoramiento de Pablo Acebes Vives, profesor e investigador del Departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid, y Elena Tena López, bióloga experta en murciélagos doctorando en la Universidad Complutense de Madrid y miembro de SECEMU.

Dos tipos de cajas, siempre de madera sin tratar

Las cajas son de dos tipos. Las veinte primeras están hechas para carboneros, depredador natural de la procesionaria en formato larva, y tienen una apertura determinada (32 milímetros) para que solo puedan entrar carboneros, y también un refuerzo de metal en la entrada para evitar que otras aves, como el pica pinos, puedan hacerla más grande y entrar. Por otro lado, también se han instalado en el pinar unos comederos con cacahuetes para los carboneros con el fin de animarles a anidar en el lugar.

Otras diez son para murciélagos y tienen un formato diferente: tienen un diseño plano y estrecho, su entrada está en la parte inferior, y además un ranurado especial en todo el interior que facilita la habitabilidad de este mamífero volador, que es depredador de la polilla de la procesionaria.

- Publicidad -

 

En ambos casos, según los responsables del proyectos, las cajas están hechas en madera sin tratar.

Según Elena Tena, experta bióloga en murciélagos, "las cajas favorecen el asentamiento de los murciélagos en la zona, ya que una de sus principales amenazas es que en la mayoría de ocasiones, con la tala de árboles, no tienen un refugio en el que criar". La joven añade que el murciélago común en su época de mayor actividad, que es cuando está criando, puede llegar a comer hasta 3.000 insectos en una noche, equivalente a dos tercios de su peso, y se alimenta de la procesionaria en su fase adulta de polilla o mariposa nocturna”, añade Elena Tena.

Actualidad Colmenar Viejo