• Ramón Cubián

Columna de Opinión: Castillo de Naipes

Se reconocen incapaces. Tras ocho meses de (des)gobierno de PSOE y Ciudadanos en Alcobendas, admiten que no saben manejar la Administración. Ni una sola propuesta de actuación, ni una iniciativa, ni un programa de gobierno… y ahora colapsan.

Y, por supuesto, la culpa debe ser del anterior equipo del PP, el que llegó al gobierno hace doce años con “cero” euros de remanente y dejó más de 40 millones, el que redujo “su” deuda de 68 a 12 millones, el que dejó la ciudad con el mayor y mejor nivel de servicios públicos, sociales, culturales y de gestión de la Comunidad de Madrid… será nuestra culpa.

Ahora la máquina sin maquinista, empujada sólo por la buena inercia que traía, pero parándose poco a poco por falta de carbón, porque no saben palear, porque no bajan a las calderas, porque no se manchan las manos de carbonilla. Inercia de servicios e inversiones ya de antes programados, puestos en marcha y financiados… ahora en riesgo por falta de rumbo, de capacidad, de dedicación.

Su castillo de naipes se desmorona.

En el último pleno, hubimos de corregir (sí, nosotros, desde la oposición) los errores que contenían los distintos expedientes elevados a debate y aprobación: informes técnicos inexistentes, facturas erróneas… un verdadero despropósito. Y el alcalde pidiéndonos, ¡al grupo PP!, que, por favor, les revisemos antes del pleno los expedientes.

Sólo el PP presentamos iniciativas para la mejora de los servicios públicos. Ya en el segundo mes del año y Seromal (mantenimiento de vías públicas y jardines) sin encomienda ni contrato programa; la limpieza abandonada de la mano de Dios, dejamos 500.000 euros en caja para su mejora y se lo han gastado en otros menesteres -los ágapes que no falten-; la iluminación de las calles con apagones continuos por deficiente mantenimiento; las asociaciones abandonadas, anulando actividades y sus subvenciones; se revierte la mejora de recursos a entidades de conservación…

Y Ciudadanos, en la trampa del PSOE, con delegaciones maniatadas porque el presupuesto, la tesorería, la contratación e incluso los RRHH, los manejan los socialistas. Acaso se equivocaron de socios.

COLUMNA DE OPINIÓN: